Política en Cuba

Voy a nombrar las cosas

Por: Daniel Triana Rubio

El concepto de anomia (en su acepción médica) hace referencia a la presencia de dificultades para denominar un objeto o concepto, es decir, para acceder o producir el nombre o etiqueta con la que lo designamos. Se trata de un problema que puede aparecer en muchas circunstancias, siendo en algunos casos algo normal como ocurre ante un lapsus o durante el envejecimiento, mientras que en otros puede ser un síntoma de una alteración más o menos importante. La dificultad se encuentra principalmente en el uso de sustantivos, siendo más infrecuente que existan problemas con verbos, adjetivos o adverbios.

Por lo general, la persona con anomia tiende a usar circunloquios para hacer entender al receptor de su mensaje lo que pretende decir, utilizando por ejemplo claves semánticas como para qué se usa el objeto en cuestión, su forma, o lo que ocurre durante dicha situación o fenómeno. También es habitual el uso de muletillas y expresiones para ganar tiempo, o de categorías más generales que incluyan el concepto con el que tienen dificultades (si no son capaces de acceder al nombre “perro” pueden decir por ejemplo “animal”).

La gente en la snob Habana quiere pretender que el 11 de julio nunca pasó. Eso o emigrar. O las dos cosas.
Apenas pueden mencionar algunas palabras como represión, Seguridad del Estado, presos políticos, 11 de Julio.
Un amigo querido me pregunta qué me pasa. Es que todo me es ajeno.
La nueva normalidad no existe.
Después del 11 no tiene sentido ningún drama local, ninguna muela bizca, ninguna escaramuza del ego.
Como dice el gran Osvaldo Hernández: ese día todo envejeció.
¿La Habana que se sentía contracultural y osada guitarreando canciones de Habana Blues o escuchando a Los Aldeanos dónde está? Ahora es el momento.
Creo que mi generación no quiere enterarse. Les cuesta nombrar las cosas. A mí mismo me pasa. Tengo el reflejo del miedo en los músculos de la garganta.
Uno sale y encuentra gente que no veía hace rato e intenta tener una charla cuqui que no incluya a los presos o al gobierno o a la Contrainteligencia.
Con miedo de no poner la podrida, de no ser la nota desafinada. Todos en la decadencia de pretender. De hablar con circunloquios para no nombrar lo “feo”.
Si algo quiero prometerme es luchar contra el miedo. Y contra el primero de todos: el de nombrar. Voy a nombrar las cosas… Me lo prometo.

Anomia y Politica. Anomia y Politica. Anomia y Politica. Anomia y Politica. Anomia y Politica.

Autor

  • Actor y teatrista. Activista tal vez. Mariquita en proceso de performar el género. Budista.

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas